Artículo Packaging Patrocinado

Cómo impactar en los consumidores a través del packaging

Por Redacción - 17 Enero 2023

El empaquetado, también conocido como packaging, es el proceso de envolver o embalar un producto para su transporte, almacenamiento y venta. El empaquetado puede incluir la selección de materiales, el diseño y la producción del envase, así como la etiquetado y marcado del producto. El empaquetado también puede ser utilizado para proteger el producto de daños durante el transporte y almacenamiento, y para proporcionar información al consumidor sobre el producto. Además, el packaging también es utilizado como una herramienta de marketing, ya que puede ser utilizado para atraer la atención del consumidor y diferenciar el producto de la competencia.

El embalaje se ha convertido en una potente herramienta de marketing que, si sabemos utilizarla, puede reportarnos muchas ventajas. La pregunta que surge es, ¿cómo hacerlo? ¿Qué acciones debemos realizar para que el packaging sea efectivo en este sentido?

Conectar con el cliente es fundamental para que nuestro negocio funcione, y es fácil de conseguir con las cajas postales y el packaging que utilizas en tus productos. ¿Cuáles son los pasos a seguir?

Sorprende a los clientes

El packaging novedoso sorprenderá a los consumidores, quienes se llevarán una muy buena impresión de tu marca. Esto es lo que se llama packaging icon, es decir, que se reconoce fácilmente la marca por la forma o el diseño del paquete. Por ejemplo, ¿qué piensas cuando ves una bolsa de rayas rosas y blancas con unas letras negras? ¿Verdad que sabes de qué marca te hablamos?

Sé original en lo que tiene que ver con la forma, los colores y el diseño y cuida todos los detalles al máximo. Lo importante es que los consumidores se queden con la boca abierta cuando reciban sus envíos.

Saca el embalaje de contexto

Es posible que ya estés cuidando muchos de los detalles de tus embalajes, como utilizar rollo de papel kraft en el interior de este, o incluir redes sociales y tu web en el exterior. Sin embargo, en un mundo cada vez más competitivo es necesario marcar una diferencia. Esto lo puedes conseguir creando embalajes diferentes, que nada tengan que ver con los artículos que vendes, pero que llamen realmente la atención.

Apuesta por la sostenibilidad

Como curiosidad, el primer envase registrado fue utilizado en el año 1810 por un fabricante de cerillas, quien utilizó una caja de papel para proteger las cerillas de la humedad. Si tu empresa apuesta por cuidar del medio ambiente deja que esto también se vea en tus embalajes. Utiliza cartón o plástico reciclado, pinturas orgánicas y cualquier otro detalle que pueda realizar los valores de tu marca en ese sentido.

Las aperturas

Las aperturas originales en las cajas se convierten en un gran atractivo para el consumidor que le genera distintas emociones. No es lo mismo abrir una caja normal que pensar en algo más especial y para lo que se necesita un poco más de imaginación. Incluir un código, broches, correas o cuerdas podrían ser algunas de las opciones.

La belleza no solo está en el interior

Si bien es cierto que el producto es lo más importante, la caja no lo es menos. Es la primera impresión que el consumidor se llevará sobre tu marca y sobre el producto que va a recibir. Por ello, es muy recomendable realizar embalajes originales y que realmente marcan la diferencia con la competencia. Los colores juegan un papel fundamental en este campo.

El facing

Se trata de que el consumidor tenga la total visibilidad del packaging sin importar en qué posición este se encuentre. Debe ser consistente para que se mantenga erguido al estar tumbado o de pie, de modo que tu marca y tus colores se reflejen en todo momento.

A groso modo, el facing hace referencia a la exposición de un producto en un estante o góndola. El facing se refiere a la cantidad de unidades de un producto que se colocan en una fila o cara de un estante o góndola en una tienda. El facing es importante porque afecta la visibilidad y la accesibilidad del producto para los consumidores. Un buen facing puede ayudar a aumentar las ventas de un producto, mientras que un facing deficiente puede dificultar la venta del mismo.

El facing también se puede utilizar como una herramienta de marketing, ya que puede ser utilizado para destacar productos nuevos o promociones especiales. Los fabricantes y minoristas pueden trabajar juntos para planificar y ejecutar estrategias de facing efectivas.

Enamora a tus clientes con el packaging de tus productos y lleva tu negocio a otro nivel.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados